DESTACADO

EL TIEMPO / ENSAYO



Una vez tras otra
cayendo en lo profundo
del vacío que me azota,
envuelto en sorpresa escolta,
como esas horas que vuelan,
jamás nunca regresan.

Envejecer nunca fue preocupación
viviendo la vida como una simple canción,
en tres minutos cabe la eternidad,
escuchando cantar el tiempo y su voluntad.

Y corriendo sin parar, 
sin ceder, sin pensar
que no me pertenece,
que mucho es lo poco que importamos, 
que tan poco y nada controlamos.

Hoy siendo un vago de tus estaciones
entre domingos y restricciones,
te ocultaste en mi borroso pasado
gastado de las glorias y los fracasos.
Y el día que el reloj pare de correr
mi última caída acabará de suceder.